fbpx

¿A veces te falta inspiración a la hora de cocinar? En ocasiones, la falta de ideas puede llevarnos a repetir recetas, ingredientes… y acabar aburridos de la monotonía de los platos. Por eso hoy te traemos una receta sencilla de sargo al horno con calabacín, patatas y tomate, que gustará a todos en casa y te ayudará a planificar las comidas y las cenas. Y aprovechamos para recordarte que tienes un montón de recetas disponibles de forma gratuita haciendo click aquí.

En esta ocasión, hablaremos del Sargo Común. Un pescado azul típico de las aguas del Mediterráneo y del norte de África. Su piel es de color gris y posee brillos y reflejos. Además, se trata de un animal desconfiado y rápido. No suele vivir a grandes profundidades ya que, se suele alimentar cerca de la superficie del agua y su carne es muy apreciada por su sabor y su textura, ya que se alimenta básicamente de moluscos y marisco. Como dato interesante podemos destacar que el Sargo es un pescado hermafrodita, es decir, que a lo largo de su vida existe un cambio de sexo y pasan de ser machos de forma inicial a hembras en la etapa final de su vida. De este modo, puede variar mucho sus dimensiones y tamaños dependiendo del momento vital en el que se encuentren.

Ahora que ya conocemos algunas características sobre su fisiología, podemos adentrarnos en el aporte nutricional de este producto tan sabroso con el cual podemos realizar infinidad de platos.

Como hemos comentado anteriormente, se trata de un pescado azul o pescado graso, esto significa que el porcentaje de grasa que se encuentra en su musculatura es superior al 5%. Dentro de los pescados azules podemos encontrar diferencias según el grado de grasa que poseen. Existen tres categorías: menos grasos; donde destacan el jurel, el besugo y el pez espada, semigrasos; como la sardina, anchoa, bonito, etc. y finalmente los grasos; caballa, atún, salmón, etc.

Este tipo de pescado graso nos aporta un efecto cardioprotector, por ello, algunas entidades como la Fundación Española del Corazón y Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición recomiendan su consumo, aproximadamente en dos ocasiones por semana. En el caso de la población vulnerable, se ha diferenciado el consumo en dos categorías:

  • Mujeres embarazadas, que planeen llegar a estarlo o en período de lactancia y niños hasta 10 años, evitar el consumo de las cuatro especies que contienen una mayor concentración de mercurio (pez espada, atún rojo, tiburón y lucio)
  • En los niños de 10 a 14 años, se recomienda limitar el a 120g por semana.

Aunque el contenido de mercurio en estos peces es un factor importante para algunos grupos de población, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria aclara que el consumo de pescado y marisco aporta beneficios y es recomendable.

Además, se trata de un producto rico en proteínas de alto valor biológico, idóneo para el crecimiento de los más pequeños y las más pequeñas y para el mantenimiento de la masa muscular de los más mayores. Además, contribuye a la ingesta de nutrientes esenciales como el yodo, el selenio, el calcio y algunas vitaminas como la A y la D.

A estas alturas conocemos todos los beneficios que nos puede otorgar el consumo de pescado, pero todavía no sabemos todas las formas en las que podemos cocinar esta delicia. A pesar de que podemos cocinarlo al horno, con guisos, ceviches, a la plancha, frito, asado, etc. Nos hemos decantado por mostraros la receta de sargo con calabacín al horno con patatas entomatadas. A continuación, os describiremos los pasos que hemos de seguir para realizar esta sabrosa elaboración.

Sargo con calabacín al horno con patatas y tomate

Listado de ingredientes (para 1 persona)

  • 1 sargo (lomos)
  • 1 patata
  • 1 tomate
  • ½ calabacín
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Ajos
  • Pimienta
  • Hojas de albahaca
  • Perejil

Elaboración:

Corta el calabacín en láminas y colócalo en la bandeja del horno. Añade el aceite de oliva virgen extra y salpimienta.
Coloca los lomos de sargo, previamente aceitados y salpimentados, encima del calabacín, dejando la parte de la piel hacia arriba. Ásalos a 200º durante 8-10 minutos.

Mientras tanto, limpia bien las patatas y pélalas. Córtalas en dados grandes y después introdúcelas en el microondas a máxima potencia durante 4 minutos. Durante el tiempo que las patatas están en el microondas, pela y pica los ajos finamente y rehógalos en una sartén con aceite de oliva virgen extra.

Pela los tomates, pícalos en dados, escurre y añádelos en la sartén. Saltea a fuego fuerte e introduce la albahaca y aliña y salpimienta al gusto.

Sirve el pescado con el calabacín y acompaña con el tomate y la patata.

¡Disfruta de esta receta sana y nutritiva con una materia prima de temporada y proximidad como es el sargo!

 

Carla Llorens
Dietista - Nutricionista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

964 39 35 99 APP