fbpx

La Navidad es una época mágica y especial, llena de celebraciones, comidas abundantes y tiempo en familia. Pero después de los excesos navideños, muchas personas se sienten abrumadas y descontroladas al tener que volver a la rutina diaria. Lo mismo pasa con los más pequeños de la casa. 

Durante esta época del año, es común que los niños y niñas tengan más tiempo libre debido a las vacaciones escolares y a las celebraciones familiares. Esto puede ser emocionante para ellos, pero también puede ser desafiante volver a la rutina después de tanto tiempo libre, ya que las celebraciones y actividades navideñas pueden ser estresantes y pueden interferir con su sueño y descanso. 

Es importante tener en cuenta estos factores al afrontar la vuelta después de la Navidad y tomar medidas para ayudarles a adaptarse de manera más suave. Al establecer horarios, un modus operandi claro y fomentar hábitos saludables, como la actividad física, puedes ayudar a los niños y niñas a volver a la rutina de una manera más paulatina y menos estresante. 

 ¿Por qué es importante establecer una rutina para los más pequeños? 

La rutina es una parte importante de la vida de los niños y puede tener un gran impacto en su bienestar físico y mental. Establecerla puede ayudarles a sentirse seguros y protegidos, ya que saben lo que se espera de ellos y cuándo sucederán las cosas. 

La rutina también se complementa con el desarrollo de hábitos saludables, como ir a la cama a tiempo, hacer ejercicio y comer alimentos saludables. Además, les impulsa a ser más independientes y a sentirse más capaces de hacer cosas por sí mismos, como vestirse y prepararse la comida. 

Por otro lado, también puede ser beneficiosa para los padres, ya que ayuda a reducir el estrés y a hacer que el día a día sea más predecible y manejable. 

Es importante recordar que la rutina no tiene que ser rígida y puede variar según las necesidades y circunstancias de cada familia. Lo más importante es establecerla de forma clara, coherente y que funcione para todos.  

Ahora bien, ¿no sabes por dónde empezar? ¡No te preocupes! 

En este blog, te compartimos 10 estrategias prácticas que puedes implementar para ayudar a los pequeños (y no tan pequeños) de la casa a volver a la rutina de una manera más organizada. Desde establecer horarios y tareas claras hasta fomentar la lectura y el aprendizaje, te daremos las herramientas que necesitas para tener una transición exitosa. 

 ¡Así que sigue leyendo para aprender más! 

 10 estrategias prácticas para la vuelta a la rutina 

  1. Establece horarios y tareas claras: es importante establecer una rutina diaria para ayudar a los niños a adaptarse a la vuelta a la escuela y a las actividades extracurriculares. 
  2. Organiza el espacio de trabajo y juego: asegúrate de que los niños tengan un lugar adecuado para hacer tareas y jugar, así podrán concentrarse y disfrutar de sus actividades. 
  3. Fomenta la independencia: enséñales a hacer cosas por sí mismos, como vestirse y prepararse la comida, para que se sientan más seguros y capaces. 
  4. Haz tiempo para el juego y la diversión: aunque sea importante seguir una rutina, también es esencial tener tiempo para jugar y disfrutar de actividades divertidas con los niños. 
  5. Establece límites y normas claras: es importante establecer límites y normas claras para ayudar a los niños a comprender lo que se espera de ellos y a respetar los límites de los demás. 
  6. Busca tiempo para el ejercicio y la actividad física, ya que son importantes para el bienestar físico y mental de los niños. 
  7. Fomenta la lectura y el aprendizaje: aprovecha el tiempo libre para leer libros y hacer actividades educativas con los niños. 
  8. Establece una rutina de sueño: es importante establecer una rutina de sueño sana para ayudar a los niños a descansar y estar enérgicos durante el día. 
  9. Prioriza el tiempo para la familia: aprovecha el tiempo en familia para conectarte con tus hijos y fortalecer vuestros vínculos. 
  10. Habla con ellos sobre sus sentimientos: asegúrate de que los niños sientan que pueden hablar contigo sobre cualquier preocupación o miedo que puedan tener acerca de la vuelta a la rutina. 

Rutina y alimentación saludable 

Además de aplicar estas estrategias, lo ideal es siempre combinar la vuelta a los hábitos con una dieta saludable. La alimentación saludable es una parte importante de la rutina de los niños y puede tener un gran impacto en su bienestar físico y mental, ya que les ayuda a estar concentrados durante el día. 

Pero establecer hábitos alimentarios saludables no siempre es fácil. A menudo, los niños prefieren productos azucarados y procesados, y pueden ser resistentes a probar alimentos nuevos o saludables. 

Para promover la alimentación saludable en la rutina de los niños, te dejamos algunas sugerencias: 

  • Ofrece una variedad saludable: incluye frutas, verduras, proteínas y granos integrales en las comidas y refrigerios de los niños. 
  • Limita los alimentos procesados: trata de limitar el consumo de alimentos procesados y azucarados y en su lugar ofrece alimentos frescos y naturales.
  • Establece horarios de comida regulares: es importante establecer horarios para ayudar a los niños a desarrollar hábitos alimentarios saludables y a prevenir el hambre entre comidas. 
  • Deja que los niños participen en la preparación de comidas: involúcralos en la preparación y permite que elijan ellos mismos algunas de las opciones. 
  • Apuesta por el agua: promueve el consumo de agua en lugar de bebidas azucaradas y procesadas.

¡Con estas estrategias y un poco de planificación, puedes tener una vuelta a la rutina mucho más fácil y equilibrada para toda la familia! 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

964 39 35 99 APP