Compartir...
Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on FacebookShare on TumblrShare on Google+Digg thisEmail this to someone

En verano solemos comer mucha más fruta, ya que necesitamos reponer más líquidos y nos apetece tomar alimentos que nos refresquen e hidraten, como son las frutas de temporada de verano. Pero, aparte de la sandia, el melón y los melocotones… ¿las conoces todas?

Albaricoque: Desde mayo hasta agosto. Rico en agua, vitamina C y provitamina A, potasio, calcio,  magnesio y fibra, además de su alto contenido en taninos. El albaricoque es ideal para el crecimiento óseo y de los tejidos en los niños. Actúa sobre el sistema nervioso y también tiene propiedades anticancerígenas.

Frambuesa: Desde junio hasta agosto. Tienen un alto contenido de antioxidantes y polifenoles, que reducen el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares gracias a sus propiedades anti-inflamatorias que disminuyen la presión arterial. También favorecen la digestión, la salud ocular, la memoria y el control de la diabetes.

Paraguaya: Desde julio hasta agosto. Aportan grandes cantidades de agua y antioxidantes que le confieren un efecto anticancerígeno. Es rica en carotenos y vitaminas C, A, B1, B2 y B6, y contiene minerales como el potasio, fósforo, magnesio, azufre, hierro y calcio. Por tanto, contribuye al buen estado de la piel y protege la vista.

Ciruela: Desde junio hasta agosto. Las ciruelas aportan gran cantidad de fibra alimentaria, muy importante para la digestión;  vitamina C, importante antioxidante; vitamina K, para la coagulación de la sangre y procesos metabólicos de los huesos; vitamina E, aliada contra el envejecimiento de la piel; vitamina A; hierro; potasio, beneficioso para las funciones del sistema nervioso; y sorbitol, ayuda natural contra el estreñimiento.

Higo: Desde julio hasta septiembre. Una de las frutas que aporta más nutrientes y beneficios para la salud, sobre todo fibra y antioxidantes. Además, tienen un alto contenido en polifenoles, hierro, potasio, calcio, vitamina C, proteínas y tienen un bajo nivel de calorías. Ayudan a prevenir la presión arterial, controla los niveles de colesterol, aumenta tu energía, previene la anemia y tiene efectos anticancerígenos.

Nectarina: Desde mayo hasta septiembre. Con alto contenido en agua y bajo contenido calórico, es ideal para refrescarse y eliminar líquidos. Aportan vitamina A, C y B3, potasio, magnesio, fósforo y fibra.

Aguacate: Desde julio hasta octubre. Tiene un alto contenido en grasas saludables, que favorecen nuestra salud cardíaca y reducen el colesterol y aporta vitamina E. El aguacate es bueno para la vista, para el cabello, la salud oral, para el corazón y ayuda a reducir el colesterol.

Mango: Desde agosto hasta noviembre. Rico en antioxidantes, vitamina A y C, minerales (hierro, cobre, magnesio y calcio), y nos ayuda a cuidar nuestra piel, nuestro cabello y a bajar de peso.

Después de leer los múltiples beneficios de las frutas de temporada de verano, ¿por cuál vas a empezar?

Si quieres consultar la temporalidad de todas las frutas, puedes hacerlo aquí